Carta del Director
Director: Guillermo Villarroel

         Me asiste la plena convicción de que todos los acontecimientos que nos suceden en nuestras vidas, vienen muchas veces predeterminados, por mandatos supremos que es menester asumirlas y llevarlas a cabo hasta que el último aliento de energía pueda mantenernos activos y positivos, por más que muchas veces queramos torcer la mano del destino.  Pareciera que nuestro libro interior viene escrito de mucho antes, con un determinado número de páginas que debemos proclamar ante nuestro entorno inmediato.
         Hay quienes nos encontramos en la noble y dulce misión de educar, corregir, habilitar y rehabilitar; en esa excelsa misión está nuestra propia perfección lenta, emergente, silenciosa y fecunda.
         Son estas particulares visiones personales la que me permiten en esta singular ocasión  retrotraer a estos tiempos acciones y obras célebres elaboradas por algunos hombres igualmente virtuosos, que me permito con el debido respeto por sus humildes esencia naturales de sus formaciones íntegras para  traerlos a colación.  Me refiero a un selecto y concatenado grupo  de hombres unidos  en ese entonces por un solo ideal fraterno; como lo fueron en un 30 de Agosto de 1982 los Fundadores de esta obra;  la “Corporación Integral Al Ciego y Disminuido Visual de Antofagasta”.
         Proponiéndose como objetivo de esta Institución,  la de Educar, habilitar y rehabilitar a las personas ciegas y disminuidas visuales para que puedan integrarse a la sociedad en forma digna e independiente.
        Vayan mis mejores saludos en estos 31 años de existencia con fructíferos logros y permanentes reconocimientos a: Don Hugo Patiño del Fierro, primer Presidente; Luis Lepe Jiménez, Oscar Rojas Mancilla, Sergio Garat Pérez, Víctor Bórquez Bórquez, Carlos Paz Becerra, Francisco Juul Muñoz, Raúl Viera Ramos y Raúl Aracena Villarroel, Rafael Garbarini, Luis González González, Patricio Castro Larenas, Hugo Weibel Aguilera, Manuel Allendes Soto, Juan Balart Basconcello, entre otros Socios Fundadores.
        Algunos ya no nos acompañan en esta vida, sus sabidurías, fuerza y bellezas son ahora  joyas del Gran Hacedor dejándonos esta gran obra de herencia como lo es la Corporación del Ciego de Antofagasta.
        Sin duda de que: “quien tiene la voluntad tiene la fuerza”;  son estos Hombres visionarios que sometidos a una férrea disciplina de entrega por querer concretar esta obra de incalculable valor humano se conserva hasta hoy. “La ilusión vale cuando la realidad la toma de la mano”.
        No en vano sus esfuerzos acabaron allí; sino que mas tarde y después de percatarse que se  requería con urgencia una Escuela para dar formalidad a la labor rehabilitadora que se estaba llevando; nace la Escuela “Nueva Luz”, que lleva el nombre de uno de los principales gestores en la materialización de sus dependencias, me refiero a Alejandro Martinetti Tapia, albacea de esta materialización.
        De justicia es reconocer la labor del Sr. Guillermo Bustos Núñez, que compartió responsabilidades en la génesis de la Corporación siendo posteriormente su primer Director y que conjuntamente con su Sra. Esposa componen la letra y música del Himno de nuestra Escuela.
       Solo cinco años  bastaron para la creación de  La Escuela Nueva Luz, que fue declarada como Institución Cooperadora de la función educacional del Estado, por  Decreto Nº 0165 el  13 de Mayo de 1987.
        El actual objetivo de la Escuela es:  “atender  a todas las personas, Niños, jóvenes y adultos con limitación visual y con Necesidades Educativas Especiales (Retos Múltiples)  para prepararlos a una mejor integración a la educación común y la sociedad”.  Atendiendo a todas las personas que presenten un déficit visual severo o sean ciegas; con capacidades  intelectuales potenciadas; y  además a personas con deficiencia visual, más otros daños permanentes agregados.
Predecesores a Don Guillermo Bustos, fueron los Ilustres Maestros don José Cáceres Fernández,  quien se dedicó hasta sus últimos días de su vida a servir mas allá de sus meras responsabilidades,  como fué la de guiar a la Escuela “Nueva Luz” A. M. T. por largos años como Director de esta Institución; luchador incansable de batallas incipientes por la rehabilitación integral de los ciegos en esta ciudad.
        Recoge el Testimonio de la Dirección, Don Gastón Guamán G., quien supo llevar con maestría los destinos de la Escuela por años, continuando esta misión el Sr. Diego Coya Matamoros, quien además le correspondió llevar a feliz término la concreción de la autonomía y dependencia del Establecimiento subvencionado por el Mineduc, como uno más de los Establecimientos Especiales en el País, levantándose formalmente en este período los primeros pasos del “Proyecto de Integración”, mandatados por el Ministerio de Educación para la atención personalizada a las personas ciegas y de baja visión.
        Diversos Profesores insignes de alta calidad humana y profesional, han pasado por nuestras aulas y proyectos desarrollados en el tiempo de vida de nuestro Establecimiento. Público reconocimiento para la Maestra Sra. Nancy López O.; Rebeca González; Mónica Cubillos; Oriana Salinas. Profesoras especialistas que con gran sentido de vocación y amor por la obra rehabilitadora aportaron gravitantemente en el desarrollo de los Grandes Objetivos propuestos. “Si crees totalmente en ti mismo, no habrá nada que esté fuera de tus posibilidades”.
        Fruto de esta sumatoria de voluntades, se puede contar ya  a la fecha con una buena partida de personas ciegas rehabilitadas e insertas en la sociedad, mucho de ellos profesionales, técnicos y sobre todo felices, incorporados a los quehaceres de la sociedad y al mundo laboral;  autónomos y dignos representantes de la labor educativa e inclusiva adquirida en nuestra Escuela.
        Señalar por ejemplo a la “Agrupación de ciegos adultos”, que guía el Sr. Mario Alfaro  que  organizan y continúan muchas de las labores realizadas en el interior de nuestras aulas.
       Agrupaciones deportivas como “Ensamble”; que se reúnen para  organizar eventos y practicar Goalball entre pares.
        Como no sentirse orgulloso si en este corto tiempo, la Escuela “Nueva Luz” Alejandro Martinetti Tápia, ha ido marcando presencia y es de responsabilidades compartidas entre Sostenedor y Equipos Técnicos que han permitido estos resultados, pero como toda obra que se proyecta en el tiempo, debe estar siempre dispuesto a reestructurarse y modernizarse para estar a la altura de las circunstancias que la modernidad demanda, dinámicas distintas, ejes temáticos emergentes, tiflotécnia avanzada, nuevos focos de acción, evaluaciones de rendimiento, en fin siempre en necesario estar revisando nuestra posición y redireccionando grandes objetivos propuestos a alcanzar, es por eso que debemos apostar  con nuevos hombres que vendrán a ocupar estos cargos actuales con visión de futuro, Sostenedores competentes, equipos eficaces y eficientes, en fin.
        Público reconocimiento en especial a  Don  Héctor Palma Vargas, quien fuera Socio fundador y posteriormente Presidente por tres periodos; activo hacedor de compromisos administrativos de la Institución; a nuestro actual Presidente de la Corporación Sr. Salvador Barraza Geraldo  y su Directorio en pleno;  quienes han sabido redireccionar las políticas internas de la Corporación entregando claras señales de modernización  en la aplicación de normas y dinámicas de acción conjunta ceñidos a los Estatutos de la Institución.
        Y finalmente a el Equipo actual de Profesionales que se encuentran laborando con mucho sentido de vocación y amor por la obra que se desarrolla en el día a día, son los Asistentes de la Educación un pilar importante en las responsabilidades compartidas que nos permiten los actuales avances que nos encontramos empeñados en desarrollar.
        A todos los señalados mis públicos reconocimientos y agradecimientos.

 

GUILLERMO  A. VILLARROEL VERGARA
DIRECTOR
ESC. ESP. NUEVA LUZ A. M. T.