Que debemos tener presente para el buen uso del FurgÓn.

   

 

      El servicio del furgón, cuenta con un responsable (conductor) mas un acompañante  que se encarga del orden y la seguridad de los alumnos, así como en las subidas y bajadas del mismo.

      Los alumnos de A.T. y R.M. deben subir  y bajar  tanto de ida como de vuelta siempre acompañados de su  mamá siendo ella la única responsable del cuidado del  traslado.

      El servicio no contempla: el transporte de  bultos y medicamentos incluyendo personas ajenas al proceso educativo  del menor.

      Los horarios del transporte  de la recogida y entrega de los usuarios pueden sufrir pequeñas modificaciones debido a distintos factores, entre ellos las incidencias del tráfico.
      

      Los Alumnos Siempre viajarán sentados ocupando un asiento con el cinturón puesto durante su trayectoria.

     El apoderado debe informar con antelación  al  encargado del furgón la inasistencia de su hijo.

     Cuando los alumnos suban al furgón,  deben ubicarse ordenadamente en su interior de acuerdo a la ruta; preferentemente  los más pequeños y luego con prioridad hacia los grados de       discapacidad mayor;  siguiendo el orden establecido por el auxiliar.

    Dentro del autobús está estrictamente prohibido consumir golosinas, bebidas u otro alimento. De esta manera, entre todos  ayudaremos a la  manutención y aseo del vehículo.

    En el servicio de recogida los alumnos deberán encontrarse preparados antes de la hora prevista al  paso del furgón,  con el fin de evitar retrasos. El Conductor solo dispone de tres minutos para       esta labor.

    En caso de no encontrarse listo; el Apoderado deberá llevarlo  personalmente al  colegio. Así mismo, en el servicio de regreso los padres y/o tutores deberán esperar a sus pupilos en casa y a la            hora. El servicio de reparto continuará su ruta trazada, devolviendo al alumno al Establecimiento y debiendo el Apoderado concurrir a retirarlo(a).

EL NUEVO VEHÍCULO NOS DEMANDA
RENOVACIÓN DE CONDUCTAS.

 

     El servicio de autobús es una prolongación del horario escolar y, por tanto, los responsables y los alumnos deben esforzarse por vivir las mismas normas de convivencia y educación que se enseñan en el colegio.